Tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical.

La osteocondrosis es la patología más común de la columna vertebral, en la que todas sus partes se ven afectadas. En cuanto a la frecuencia de las lesiones, la columna cervical ocupa el segundo lugar, cediendo solo a la lumbar. El tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical se lleva a cabo en la mayoría de los casos mediante métodos conservadores y depende de la etapa de la enfermedad y la gravedad de los procesos destructivos en los discos intervertebrales. El tratamiento quirúrgico está indicado para el 5-7% de los pacientes con un curso persistente de la enfermedad, sin efecto de la terapia conservadora durante 3-4 meses, así como con el desarrollo de complicaciones neurológicas graves.

masaje de cuello para la osteocondrosis

Manifestaciones clínicas de la enfermedad.

La osteocondrosis de la columna cervical se caracteriza por una amplia variedad de manifestaciones. Los síntomas dependen del predominio de uno o varios síndromes a la vez, que se desarrollan como resultado del impacto de estructuras patológicamente alteradas de la columna vertebral en la médula espinal, sus raíces o arterias vertebrales. La clínica de la enfermedad está determinada por los siguientes síndromes:

  • Vertebral: se manifiesta por dolores de diversa intensidad y duración, con localización en el cuello o en la región occipital de la cabeza.
  • Espinal: la aparición de trastornos de inervación, que se manifiestan por trastornos motores y sensoriales, así como cambios tróficos en los músculos de las extremidades superiores.
  • Radicular: manifestado por sensaciones dolorosas de diversas localizaciones (miembros superiores, órganos del tórax y cavidad abdominal), requiere un diagnóstico diferencial con muchas enfermedades de los órganos internos y el sistema cardiovascular.
  • Síndrome de la arteria vertebral: caracterizado por el desarrollo de trastornos vestibulares que surgen de un suministro de sangre insuficiente a las estructuras del cerebro (dolores de cabeza, discapacidad auditiva, tinnitus, mareos, pérdida de conciencia a corto plazo).

¿Cómo tratar la osteocondrosis cervical?

La razón para buscar ayuda médica son las quejas por primera vez u otra exacerbación de la enfermedad. En cualquier caso, el tratamiento de la osteocondrosis cervical debe ser prescrito solo por un médico después de un examen obligatorio del paciente y la realización de los estudios de laboratorio e instrumentales necesarios para excluir una patología concomitante.

Después de confirmar el diagnóstico, en la mayoría de los casos, se prescribe un tratamiento ambulatorio. El tratamiento hospitalario es necesario para pacientes con trastornos neurológicos graves, una alta probabilidad de complicaciones y patología concomitante grave. El tratamiento conservador de la osteocondrosis implica el uso de los siguientes métodos.

Terapia de drogas

El uso de medicamentos es necesario durante una exacerbación de la enfermedad para combatir el dolor. Para hacer esto, designe:

  • Analgésicos no narcóticos. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides se toman por vía oral o parenteral, con el uso obligatorio de preparaciones locales: ungüentos, geles, bálsamos, frotamientos. La terapia antiinflamatoria compleja ayuda a reducir el edema de tejidos blandos, la principal causa de dolor en el síndrome vertebral. La duración del uso de medicamentos en este grupo es de 5 a 10 días, a veces 2 semanas. En ausencia de efecto, el bloqueo paravertebral de anestésicos con agentes hormonales se usa en una cantidad de 1-3 manipulaciones.
  • Antiespasmódicos, vitaminas del grupo B. En el período agudo, en presencia de edema severo, está indicado el nombramiento de diuréticos en un curso corto durante 2-4 días. Reducen el vasoespasmo y mejoran la microcirculación en el foco inflamatorio.
  • Sedantes (tintura de peonía, raíz de valeriana, infusiones de hierbas y tarifas) para prevenir el desarrollo de neurotización, si el paciente tiene un dolor insoportable prolongado.
  • Agentes de calentamiento externo: bálsamos, ungüentos, frotamientos, con un efecto irritante débil y que contienen sustancias biológicamente activas de origen vegetal y animal. No se pueden usar preparaciones con un fuerte efecto irritante, ya que contribuyen a un aumento del edema, lo que puede provocar un empeoramiento de la afección.

Masoterapia

El masaje es una parte integral del tratamiento integral de la osteocondrosis. Se usa después de eliminar la exacerbación para consolidar el efecto de la terapia con medicamentos y periódicamente durante la remisión con fines profilácticos. El curso del masaje terapéutico es de 10 a 14 sesiones y se prescribe de 2 a 4 veces al año en ausencia de un síndrome de dolor severo.

El masaje mejora la circulación sanguínea, el drenaje linfático y relaja los músculos espasmódicos del cuello y la zona del cuello. Gracias a esto, se produce una mejora en la nutrición del tejido cartilaginoso de los discos intervertebrales, lo que evita la progresión del proceso y reduce el riesgo de desarrollar recaídas posteriores.

Fisioterapia

La fisioterapia para la osteocondrosis cervical debe realizarse diariamente, con la excepción de la exacerbación de la enfermedad, acompañada de dolor intenso. En caso de síndrome de dolor severo, es necesario observar un régimen moderado, que implica la máxima restricción de movimientos en la columna cervical.

La gimnasia terapéutica sistemática ayuda a fortalecer los músculos del cuello, lo que ayuda a reducir la carga estática en los discos intervertebrales. Los ejercicios se realizan sin problemas, la ejecución de movimientos bruscos de gran amplitud al principio está prohibida. Las clases deben iniciarse con cuidado, aumentando gradualmente la carga, evitando sensaciones desagradables.

Los ejercicios se realizan de pie o sentado. Los ejercicios más habituales consisten en:

  1. girando la cabeza hacia los lados;
  2. inclinar la cabeza hacia adelante y hacia atrás;
  3. levantar los hombros, con las manos relajadas o fijas, manteniéndolos en esta posición durante 15-20 segundos;
  4. cargas estáticas, con una cabeza estacionaria, se produce tensión alterna de los flexores y extensores del cuello.

Los ejercicios deben repetirse 5-7 veces, la duración de la lección es de 15-20 minutos.

Extensión

Para evitar posibles complicaciones, la tracción debe realizarse en un hospital bajo la supervisión de un médico. El procedimiento se realiza con sumo cuidado y debe detenerse inmediatamente si se presenta dolor, ya que puede provocar una exacerbación de la enfermedad.

Al estirar, los tejidos elásticos de los ligamentos de la columna vertebral se estiran, lo que conduce a un aumento en la distancia entre las vértebras adyacentes. Aumenta en 1-3 mm. Esto resulta ser suficiente para reducir, y en algunos casos eliminar por completo, la compresión cuando la raíz o arteria es comprimida por una hernia discal o por un osteofito. Durante el procedimiento, la presión dentro del disco intervertebral disminuye, lo que provoca una retracción parcial de la protuberancia herniaria y un aumento del agujero intervertebral.

El estiramiento tiene un efecto beneficioso sobre las articulaciones intervertebrales, eliminando las subluxaciones formadas en ellas y ayuda a reducir las contracturas musculares. Inmediatamente después de la tracción, es imperativo reparar la columna cervical con la ayuda de dispositivos especiales durante varias horas. El curso de tratamiento incluye de 10 a 20 procedimientos.

Tratamiento de fisioterapia

El uso de electroforesis de fármacos tiene un buen efecto. La técnica le permite administrar medicamentos a los tejidos que están involucrados en el proceso patológico. Para la osteocondrosis cervical, la electroforesis se usa con medicamentos antiinflamatorios no esteroides, anestésicos hormonales y otros medicamentos.

El uso de corrientes diadinámicas mejora la circulación sanguínea y tiene un buen efecto analgésico y antiinflamatorio, ayuda a reducir la excitabilidad del tejido nervioso. Cuando se usa un tratamiento complejo con métodos conservadores, es posible curar la aparición inicial de la osteocondrosis, sujeto a un estilo de vida activo, una nutrición adecuada y nutritiva y el rechazo de los malos hábitos.

Con un proceso destructivo de gran alcance, el tratamiento y el estilo de vida adecuados le permitirán lograr una remisión a largo plazo. En algunos pacientes, es imposible lograr una mejoría con la ayuda de un tratamiento conservador; en tales casos, recurra a métodos neuroquirúrgicos.

Cirugía

Antes de tratar la osteocondrosis cervical mediante cirugía, se deben probar todos los métodos de enlatado disponibles. Por lo general, el tratamiento quirúrgico está indicado en caso de que la terapia sea ineficaz durante tres o más meses. Así como el desarrollo de compresión medular en el paciente, que se acompaña de síntomas neurológicos graves que pueden derivar en discapacidad.

Actualmente, la microdiscectomía y la cirugía endoscópica más utilizadas. La manipulación se realiza mediante instrumentos microquirúrgicos y un microscopio de 10 pliegues, lo que permite ver claramente las áreas de la médula espinal que han sido comprimidas. Se realiza la escisión de una parte de la protuberancia herniaria que presiona la raíz o la médula espinal. A veces es necesario extraer un pequeño fragmento de una vértebra o extirpar un ligamento.