Osteocondrosis de la región torácica.

La osteocondrosis de la columna torácica no se manifiesta con tanta frecuencia como la osteocondrosis en otras partes, pero es tan joven como el resto de la enfermedad. Hoy en día, ya se diagnostica en jóvenes de 20 años, lo que se asocia tanto con el estilo de vida como con la dieta.

Osteocondrosis torácica

Osteocondrosis torácica: ¿qué es?

La osteocondrosis torácica es un proceso degenerativo que ocurre en la columna entre las vértebras 8 y 19. Estas vértebras forman la columna torácica. Y es entre ellos que se producen cambios en los discos vertebrales cuando se produce este tipo de osteocondrosis. Pero debido a que esta parte de la espalda de una persona no es tan móvil como el resto, los cambios que se producen no se manifiestan hasta que es demasiado tarde y la enfermedad pasa a una fase avanzada, en la que el tratamiento se vuelve muy problemático.

Por tanto, es tan importante que ante los primeros síntomas de la enfermedad, se les preste mucha atención y se tomen medidas para prevenir el desarrollo de la enfermedad.

Síntomas

Vale la pena recordar que las etapas iniciales de la osteocondrosis torácica no se manifiestan de ninguna manera. Por eso este tipo de enfermedad es peligrosa. Por ello, es muy importante que inmediatamente ante la aparición de los primeros signos, o ante un indicio de ellos, se haga una apelación a un médico y se realicen todas las pruebas y exámenes necesarios.

La osteocondrosis se manifiesta con los siguientes síntomas:

  • Sensación de falta de aire.
  • Sensación de opresión en todo el pecho.
  • Doblar se vuelve cada vez más difícil. Además, esta condición está progresando.
  • Sensación de congelación de las extremidades. Esto se debe a una disminución de la circulación sanguínea en ellos.
  • Dolor de pecho.
  • Puede aparecer una sensación de ardor en las piernas y los pies.
  • Los recubrimientos de queratina (uñas y cabello) se vuelven quebradizos.
  • Se acompaña de condrosis torácica, cuyos síntomas son similares a los de la osteocondrosis.
  • El tracto gastrointestinal comienza a funcionar de forma intermitente.
  • Ardor en el pecho.
  • Sensación de ardor en el estómago.
  • Pectalgia: dolor en la parte delantera del pecho.
  • En los hombres, hay una disminución en la potencia. El sistema genitourinario comienza a funcionar mal.
  • La persona está enferma. Además, esta condición también está progresando.
  • Dolores de cabeza de diversa gravedad, incluidas migrañas.
  • Neuralgias torácicas, especialmente aquellas ubicadas en las costillas.
  • El lado izquierdo del cuerpo puede experimentar un dolor similar al que ocurre con los trastornos cardiovasculares.
  • El dolor puede afectar el hígado y la vesícula biliar.
  • La espalda y el pecho suelen ser reflejos.
  • La aparición de herpes zoster (culebrilla).
  • Los signos de osteocondrosis mamaria en mujeres incluyen dolor en las glándulas mamarias.
  • Malestar en la garganta y dificultad para tragar. Puede producirse tos, similar a la laringe irritada.

La aparición de varios de estos síntomas de osteocondrosis de la columna torácica requiere un examen inmediato y completo para aclarar el diagnóstico.

Dorsago y dorsalgia

Dolor de espalda agudo

Con mayor frecuencia, los síntomas y las sensaciones se manifiestan en la osteocondrosis del tórax, en la que el paciente siente dolor, de diferente duración y fuerza. Todos los síntomas de dolor se clasifican en dos grupos:

Dorsago: dolor agudo a corto plazo. Surgen cuando una persona realiza una carga monótona, es decir, los músculos están en una posición durante un largo período de tiempo. Los músculos están sobrecargados, hay un dolor agudo (neuralgia), que, además, puede ir acompañado de dificultad para respirar. Dorsago es más común en mujeres que en hombres.

Dorsalgia: dolor prolongado. Se vuelven más pronunciados cuando una persona inhala. Al principio, el malestar es débil y se intensifica gradualmente. Después de 4 semanas, se vuelven más pronunciadas y afiladas. La naturaleza del dolor puede ser tirar, cortar, apuñalar o alguna otra.

El dolor en la osteocondrosis de la columna torácica se localiza en el pecho, omóplatos, costillas, clavículas, costados de las costillas.

Qué sucede al comienzo de la enfermedad

La etapa inicial de la enfermedad no se manifiesta o lo hace muy débilmente, con signos menores. Debe prestar mucha atención a síntomas como:

  • Sentí rigidez en mis movimientos.
  • Disminución del rango de movimiento.
  • Hay signos de incomodidad al agacharse, girar, agacharse o flexionarse.
  • Dolor en el área entre los omóplatos en el pecho.

Estos son signos seguros de osteocondrosis de la columna torácica, omitirlos significa transferir la enfermedad a la siguiente etapa, más grave.

Dolor de pecho

Dolor en el pecho

El síntoma principal que acompaña a todas las etapas de la enfermedad es el dolor. Se puede localizar en todo el cuerpo hasta la zona de la cintura. Entonces, la mayoría de las veces el dolor afecta:

  • Parte de la espalda entre los omóplatos.
  • La clavícula y las áreas debajo de ella.
  • Costillas y partes del cuerpo debajo de ellas.
  • Área del corazón.
  • Área del páncreas.

Debido a que el dolor afecta órganos vitales como el corazón, la osteocondrosis torácica se confunde con otras enfermedades y el tratamiento no se prescribe correctamente.

La columna torácica consta de 11 vértebras. Y cada uno de ellos, con daño y procesos degenerativos, provoca cierto tipo de dolor o cambios negativos en varios órganos. Por lo tanto, para distinguir el dolor en el esternón con osteocondrosis de los problemas cardíacos, debe entenderse cómo difieren las sensaciones de dolor en dos casos. Además, cuando aparecen enfermedades crónicas, una persona debe ser consciente de que pueden ser causadas por procesos degenerativos en la columna vertebral.

Categorías

Problemas cardíacos

Toracalgia

(dolor en la columna torácica)

Naturaleza del dolor

El dolor tiene la naturaleza de un ataque con la derrota de la región torácica, pero puede ser tanto doloroso como apremiante.

Sensación de lumbago, ardor, dolor adolorido.

El lugar donde ocurre el dolor

Se siente dolor en la espalda, el dolor en el pecho se localiza.

Pero puede ceder en todas las direcciones, tanto en el hombro como debajo de las costillas.

El dolor suele ser en forma de punta o herpes zóster. Pero en cualquier caso, se localiza precisamente en el nivel donde se ve afectada la vértebra en el área del tórax. Da dolor a la clavícula, escápula, espalda. Las mujeres tienen más probabilidades de experimentar molestias en el área del pecho.

Duración

Ocurre espontáneamente y dura un período breve de hasta 15 a 20 minutos, pero si se trata de un ataque cardíaco, puede ocurrir un período de tiempo más prolongado.

Puede durar varios momentos o, por el contrario, tener un carácter monótono a largo plazo, lo que resulta muy agotador para una persona.

Razones de la exacerbación de la afección

Situaciones estresantes, mayor estrés en el corazón durante la actividad física. Estancia prolongada en posición horizontal.

Posición incómoda, giros bruscos, dobleces, dobleces, palpación de las costillas o aquellas zonas donde se siente dolor.

Si le duele el corazón, entonces para saber cómo determinar que se trata de un problema cardiovascular, debe tomar los medicamentos adecuados y ver si los síntomas desaparecen. De lo contrario, estos son los signos más probables de osteocondrosis.

Constricción en el pecho

Esta sensación se parece a la sensación de que es imposible tomar tanto aire como desea. Aparece la llamada inhalación incompleta. Una sensación de opresión en el pecho puede ir acompañada de dolor en esta zona. La falta de aire ocurre con la osteocondrosis.

Tal compresión en el pecho puede ocurrir con otras enfermedades, por ejemplo, con neumonía o trastornos cardíacos. Y para comprender por qué hubo un apretón, vale la pena medir el número de latidos del corazón por minuto. Si es 100 o más, lo más probable es que se trate de trastornos pulmonares o cardíacos. Pero si hay menos de 100 accidentes cerebrovasculares, entonces, con casi total certeza, podemos decir que la causa de la respiración incompleta es la osteocondrosis torácica.

Otros síntomas

A medida que se desarrolla la osteocondrosis torácica, los signos y síntomas adicionales de la enfermedad se relacionan con síndromes de dolor, como:

  • Hormigueo en las extremidades superiores e inferiores - una sensación de piel de gallina corriendo.
  • Entonces ocurre entumecimiento. Puede aparecer en una extremidad o en todas a la vez.
  • Aparece una sudoración excesiva, y es situacional, independientemente de las condiciones externas.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Puede aparecer sudor frío en la frente e incluso en el cuerpo. Esta condición se parece a un ataque de pánico.

Si esta sintomatología se manifiesta por primera vez, definitivamente debe tomar una postura tranquila y relajada, beber nitroglicerina y llamar a un médico. Ya que estos pueden ser síntomas de un infarto, especialmente si todo lo anterior se complementa con dolor en el pecho. Vale la pena escucharte a ti mismo. Si, después de tomar nitroglicerina, la afección ha mejorado, entonces es más probable que haya problemas cardíacos y, de lo contrario, lo más probable es que estos sean síntomas que acompañan a la osteocondrosis torácica.

Además, síntomas como:

  • Trastornos del proceso digestivo: pueden ser deposiciones irregulares, acompañadas de estreñimiento y diarrea.
  • Los dolores de etiología desconocida a menudo ocurren en el abdomen.
  • También puede aparecer hinchazón y aumento de la flatulencia.
  • Exacerbación de la gastritis.
  • Aparecen náuseas e incluso pueden producirse vómitos. Todo esto puede ir acompañado de pérdida de apetito.

Además de todo lo anterior, los síntomas de la osteocondrosis torácica en los hombres incluyen trastornos del sistema genitourinario, que se manifiestan más claramente en una disminución de la potencia.

Pero las peculiaridades de los síntomas de la osteocondrosis mamaria en mujeres incluyen dolor en patologías mamarias. Si el dolor en las glándulas mamarias atormenta a una mujer, para excluir enfermedades de las glándulas mamarias y confirmar la osteocondrosis mamaria, debe visitar a un mamólogo.

La aparición de dolor y la aparición de diversas enfermedades en caso de daño a diferentes vértebras de la región torácica se expresa de la siguiente manera.

Número de vértebras torácicas

Dolor acompañante

1 vértebra torácica

Cuando se daña la primera vértebra torácica o se producen cambios degenerativos en ella, aparece entumecimiento de las extremidades superiores tanto de una como de dos al mismo tiempo.

El dolor se extiende a los hombros y antebrazos. Se puede dar a las manos.

Los músculos de la parte posterior de la cabeza se tensan.

Segundo

Puede ocurrir un estado de ataques de pánico, una persona va acompañada de un sentimiento de miedo. La frecuencia cardíaca late.

Tercero

El dolor puede extenderse a diferentes partes del pecho. A menudo aparece tos con osteocondrosis torácica, bronquitis, afección asmática y otros trastornos del tracto respiratorio.

Cuarto

Se interrumpe el trabajo de la vesícula biliar y los conductos biliares. Puede ocurrir discinesia y cálculos biliares. También habrá dolores en el lado derecho en el hombro y la cabeza.

Quinto

Problemas en el trabajo con el hígado, insuficiencia de hematopoyesis y circulación sanguínea. Condiciones hipotónicas y la sensación asociada de fatiga crónica. Artritis.

Sexto

Alteraciones en el tracto digestivo. A menudo, los problemas con la sexta vértebra torácica van acompañados de acidez estomacal y diabetes mellitus.

Séptimo

Problemas gastrointestinales: úlcera duodenal, ardor de estómago, acidez, hipo, náuseas. Debilidad general del cuerpo.

Octavo

El bazo sufre. El mal funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo, que se manifiesta por inmunodeficiencia.

Noveno

Manifestaciones alérgicas.

Décimo

Violación del equilibrio agua-sal y disfunciones relacionadas de los riñones. Las arterias se endurecen, lo que reduce drásticamente su elasticidad.

Undécimo

Una amplia variedad de problemas de la piel que van desde la sequedad hasta la psoriasis.

¿Qué otros síndromes de dolor existen en la osteocondrosis torácica?

Es importante darse cuenta de que es el dolor el acompañante que siempre acompaña a la osteocondrosis. Puede manifestarse de manera muy débil o llevar a una persona a un estado en el que experimentará un estrés constante, ya que el dolor es tan fuerte que ni siquiera puede tomar una posición cómoda.

Hablando de dolor en general, vale la pena considerar que se debe dividir en:

  1. Local (local).
  2. Remoto.

El dolor local ocurre justo alrededor del área de la columna donde se han producido cambios degenerativos. Cuando una persona está preocupada por la osteocondrosis del pecho, el dolor se localizará en la espalda y el cuello. La amplitud de los posibles movimientos disminuye, aparece la rigidez. Todo esto va acompañado de sensaciones dolorosas a corto plazo o son permanentes.

Con dolor distante, se capturan áreas del abdomen, la región del corazón, brazos e incluso piernas. Puede haber sensaciones de opresión, ardor y hormigueo. Es muy importante que los dolores a distancia se diagnostiquen con precisión para no confundir su apariencia con cualquier otra enfermedad.

La neuralgia de la osteocondrosis torácica se caracteriza por una localización del dolor tal que incluso al paciente le resulta difícil respirar. La neuralgia intercostal ocurre con mayor frecuencia precisamente debido a la osteocondrosis en las vértebras torácicas. Pero cabe señalar que no existe una relación inversa. Es decir, la neuralgia no conduce a la osteocondrosis. Pero la neuralgia puede desencadenarse por una costilla fracturada u otro tipo de lesión. Para comprender que la neuralgia, sin embargo, surgió precisamente debido a la osteocondrosis, vale la pena comprender cuán diferentes son las sensaciones con estos cambios en el cuerpo.

Los principales signos de neuralgia y osteocondrosis

Neuralgia

Osteocondrosis

Tipo de sensación de dolor

El dolor es agudo, penetrante. Parece un pinchazo.

Dolor, más bien doloroso con sensación de ardor.

Ubicaciones del dolor

A lo largo de los lados del cuerpo donde se encuentran las costillas. En la zona y entre los omóplatos, en la espalda y en las axilas.

Momento del inicio del malestar

La sensación de dolor aumenta con un suspiro o al girar. El dolor en la osteocondrosis torácica se produce después de un estrés prolongado en el cuerpo, es decir, hacia el final del día. Por lo general, disminuye o disminuye después del descanso, ya sea durante el día o durante la noche.

Razones

¿Cuáles son las causas de la osteocondrosis

La enfermedad degenerativa del disco torácico aparece como resultado de varias de las siguientes razones:

  • Factor hereditario.
  • Actividad física excesiva y excesiva.
  • Levantar pesas desde la posición incorrecta.
  • Somnolencia, que priva a una persona de suficiente circulación sanguínea en todos los tejidos.
  • Defectos en la postura (curvatura de la columna vertebral, como escoliosis torácica).
  • Lesión, lesión o hematomas en el pecho de la columna vertebral.
  • Zapatos incómodos, especialmente aquellos que conducen a una posición anormal de la columna vertebral: tacones altos.
  • Malos hábitos.
  • Situaciones estresantes frecuentes.
  • Agotar el trabajo físico.
  • Interrupciones en el suministro de sangre a la médula espinal.
  • Cambios degenerativos-distróficos en las estructuras óseas de la columna.
  • Cambios en los tejidos cartilaginosos de la columna.
  • Hipotermia.
  • Cualquier cambio en los discos intervertebrales, incluidas las hernias vertebrales.

El período de embarazo en una mujer puede afectar la formación de osteocondrosis mamaria. Esto se debe al hecho de que la carga en la columna vertebral aumenta junto con los costos de recursos. Como resultado, hay escasez de micro y macroelementos, así como de vitaminas.

Exceso de peso corporal. Además, es suficiente tener más del 10% de la masa normal para aumentar la carga en toda la columna vertebral.

Trastornos de la depreciación neuromuscular. Esto sucede cuando el músculo no compensa completamente las cargas de impacto que pueden afectar al cuerpo. Como resultado, un intenso "golpe" cae sobre el esqueleto humano, es decir, la columna. A partir de esto, se produce su daño.

La osteocondrosis puede ocurrir solo bajo la influencia de varios factores, como, en principio, cualquier enfermedad. Por lo tanto, lo que puede excluirse de la lista de razones debe eliminarse. Por ejemplo, malos hábitos, inactividad física o levantamiento de pesas. Toma el control de situaciones estresantes.

Signos en etapa subaguda

La etapa subaguda ocurre cuando la aguda ha pasado. Durante este período, la persona ya no experimenta dificultad para respirar. No hay sensaciones de dolor pronunciadas, los síntomas se desgastan más. Una persona se duerme más fácilmente, ya que le resulta más fácil adoptar una posición cómoda durante el sueño.

Para evitar que la etapa subaguda vuelva a la aguda, debe evitar:

  • Levantamiento de pesas.
  • Pendientes incorrectas.
  • No adopte posiciones estáticas a largo plazo, especialmente si no son naturales para la columna. Esto incluye la posición sentada.
  • Hipotermia.

Por lo general, la etapa subaguda dura aproximadamente 2 semanas. Si no se violaron el régimen y las recomendaciones del médico, la mayoría de las veces se produce la remisión, en la que todos los síntomas desaparecen. Además, la tarea del paciente es prevenir una exacerbación de la osteocondrosis de la columna torácica mediante el tratamiento, por ejemplo, mediante terapia de ejercicio, remedios caseros, manteniendo un estilo de vida saludable, incluida una dieta equilibrada.

Pero si durante el período de la etapa subaguda surgen las siguientes sensaciones, se les debe prestar la mayor atención:

  • Reanudación de la rigidez e incapacidad para levantar los brazos, incluso si esto no va acompañado de dolor.
  • Aumento del dolor si no ha desaparecido por completo o durante un período más prolongado de ataques dolorosos.
  • Mareos y náuseas.

Tan pronto como esto suceda, es posible que la etapa subaguda se convierta nuevamente en una aguda. Debe consultar a un médico y describir la sensación completa.

Grados

Después de que los síntomas manifestados alertaron a la persona y consultó a un médico, se prescribe un examen completo. Durante el cual, si se confirma la osteocondrosis de la región torácica, el médico determinará el grado de la enfermedad.

Primer grado

La osteocondrosis de grado 1 de la columna torácica se caracteriza por la aparición de cambios en el disco intervertebral. Como resultado, pueden aparecer protuberancias en esta etapa y el disco sobresale hacia el canal espinal. Pero en esta etapa, no hay ruptura del anillo fibroso. En el primer grado de la enfermedad, no aparecen síndromes de dolor.

Segundo grado

En la segunda etapa, aparecen condiciones incómodas en la columna. Pueden ser evidentes dolor, mareos y náuseas. En la segunda etapa, los discos sobresalen en el canal espinal con tanta intensidad que conducen a la ruptura del anillo fibroso, lo que conduce a la formación de hernias intervertebrales.

Tercer grado

La etapa de manifestación activa de las hernias intervertebrales con todas las consecuencias consiguientes, como dolor y movilidad limitada.

Cuarto grado

La elasticidad de los discos intervertebrales se pierde por completo. Además de las hernias pronunciadas, también se produce la destrucción de las estructuras óseas de las vértebras. Aparecen crecimientos óseos: osteofitos.

Diagnóstico

Muchos de los que experimentaron por primera vez los síntomas de esta enfermedad están preocupados por la pregunta: ¿cómo determinar la osteocondrosis en la región torácica?

La enfermedad es insidiosa, ya que puede que no se manifieste durante un largo período de tiempo o se disfrace de otras enfermedades. En este sentido, cuando un paciente busca a un médico, ya se le diagnostica un estadio avanzado progresivo de osteocondrosis.

Por lo tanto, es importante, tan pronto como aparezcan las primeras sospechas con los primeros síntomas de la enfermedad, consulte de inmediato a un médico y realice un examen completo para diagnosticar con precisión, determinar la etapa y prescribir correctamente un tratamiento integral. Incluso si el médico prescribe solo un tratamiento farmacológico, es necesario preguntar sobre la terapia de ejercicios, la fisioterapia y otras acciones terapéuticas.

Al diagnosticar, un neurólogo puede:

  • Realizar un diagnóstico inicial basado en los síntomas descritos por el paciente.
  • En el examen, el médico palpa las áreas a las que señala el paciente y examina la intensidad del dolor.
  • Ciertas pruebas funcionales ayudan al médico a evaluar qué tan bien están los reflejos y la sensibilidad.
  • Se pueden recetar radiografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas.
  • Un neurólogo puede recetar un ECG para eliminar las interrupciones en el trabajo del corazón.

Después de realizar un examen completo, el médico, al confirmar la osteocondrosis, prescribe un tratamiento diseñado para aliviar los síntomas, detener el desarrollo de la enfermedad y, si es posible, restaurar la funcionalidad del cuerpo.

Remisión

En la etapa aguda de la enfermedad, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Tos con osteocondrosis de la columna torácica.
  • Varios síntomas de neuralgia torácica.
  • Síndrome de dolor que puede ocurrir en diferentes lugares de la parte superior del cuerpo.
  • Malestar y malestar en el área del pecho y directamente en el medio entre los omóplatos.
  • La temperatura puede aumentar con osteocondrosis de la columna torácica en una forma descuidada.

Si se realizó el tratamiento correcto y se eliminaron los síntomas, entonces comienza la etapa de remisión. Durante este período, es importante prevenir la recurrencia de todos los síntomas anteriores.

Tan pronto como la condición se normalice, es necesario realizar ejercicios factibles de terapia de ejercicios, si el grado de la enfermedad no lo permite, al menos realice caminatas intensivas.

Complicaciones

La enfermedad ocurre con poca frecuencia, pero tiene consecuencias muy graves con un tratamiento inadecuado, un diagnóstico incorrecto o una falta de atención a la salud. Por lo tanto, el médico debe controlar cuidadosamente todo el historial médico y elaborar un mapa de llamadas, especialmente si no se puede detener la osteocondrosis torácica y se agrava.

A veces, la enfermedad causa miositis de los músculos del pecho, cuando la estructura muscular es tan débil que no es capaz de sostener la columna, y en ocasiones al paciente incluso le resulta difícil realizar las habilidades de autocuidado más simples.

A menudo hay radiculitis del tórax debido a daños en las raíces nerviosas.

Puede producirse una fractura de pecho. Esto puede deberse a hematomas y golpes. Y puede surgir en un lugar completamente "vacío". En este caso, los signos de una fractura de tórax son la dificultad y la incapacidad para respirar y moverse. Si la fractura ha surgido sin influencia externa, se debe prestar especial atención, ya que puede servir como los primeros síntomas de cáncer y osteoporosis. El cáncer de pecho se desarrolla bajo la influencia de muchos factores, pero los principales incluyen la herencia, situaciones estresantes, obesidad, condiciones ambientales desfavorables, etc.

Debe controlar cuidadosamente su salud y llevar un estilo de vida activo y correcto sin malos hábitos.

Nutrición

Alimentos saludables para la osteocondrosis

El tratamiento de la osteocondrosis de la columna torácica debe ir acompañado de una dieta equilibrada. Permitirá que el cuerpo reciba todos los nutrientes que necesitan los tejidos de la columna y el corsé muscular.

Recomendaciones

Es muy importante prevenir la aparición de la enfermedad. Para ello, basta con llevar un estilo de vida saludable con la alimentación y dieta adecuadas, cargas suficientes pero no excesivas y la eliminación de situaciones estresantes.

Si la enfermedad ya se ha adquirido, es importante comenzar el tratamiento lo antes posible. Por lo tanto, debe prestar la debida atención a su cuerpo para no perderse las primeras campanas que señalan un mal funcionamiento de la columna.

Si se hace el diagnóstico: osteocondrosis de la región torácica, se deben seguir todas las recomendaciones del médico y el tratamiento se debe tomar en serio.

Debe recordarse que el proceso de cambios degenerativos, la mayoría de los médicos lo consideran irreversible, por lo tanto, para una vida de calidad, es necesario detenerlo lo antes posible.